Diseñar una cocina en la terraza

Un nuevo espacio con vistas a la ciudad

 

Diseñar una cocina en la terraza en Barcelona es crear un oasis de aire fresco en plena Ciudad Condal. Un espacio tan acogedor como funcional preparado para las largas tardes de sol… Y también de lluvia, con la elección de materiales resistentes y la impermeabilización como claves fundamentales. Protegidos con una chapa pegaso de acero pintado de oxirón, los secretos de esta cocina diseñada por Chus Amice son tan preciados como los ratos pasados en torno a ella.

En el suelo, una suerte de alfombra de madera delimita el espacio central de la mesa del resto de la terraza aportando calidez a la piedra exterior. En el techo, una pérgola protege del sol a los comensales gracias a las lamas fijas que permiten dejar pasar la luz sin molestar y que, a su vez, crean una agradable sensación de intimidad. Más gruesas en la zona central que en los extremos, están pensadas pasa que el sol se filtre y no moleste en las principales horas de luz.

Con la mesa como espacio protagonista y una zona de asientos en madera y piel, la zona de cocción está situada en la pared de la que parte la pérgola, separando así el espacio de un patio comunitario anexo que queda perfectamente apartado de la vida de la terraza. Es en esta zona donde se concentra la esencia a la hora de diseñar una cocina en la terraza: una encimera de color negro Zimbauwe anticato que sostiene las placas de cocción cubiertas por una tapa de acero para protegerlas de la intemperie. El diseño, absolutamente funcional, lo completan un frigorífico con congelador y un lavavajillas.

El resultado es un nuevo espacio donde antes se situaba la caja de escalera que comunicada con la casa, una terraza en Barcelona, entre la intimidad y el aire libre ideal para disfrutar de las vistas junto a una copa de vino.

Interiorista: Chus Amice.
Fotografía: Gonzalo Höhr.