Apertura discreta al salón

Un espacio que mira al arte

El diseño de esta cocina se plantea desde la integración al conjunto de la arquitectura del piso. Así, teniendo muy presente el proyecto del arquitecto Damián Ribas para el resto de la vivienda y los gustos del cliente, muy vinculado al coleccionismo y consultoría artística, se piensa en un espacio abierto al salón para convertir a este binomio en el núcleo de la vida familiar y social. Con criterio sobrio y minimalista, se opta por una distribución funcional, combinando la laca blanca mate en perímetro con el acero inoxidable para la zona de columnas y la majestuosa isla central, coronada por una barra de madera maciza hecha a medida que dialoga con el parqué del suelo.

La zona de cocción con placa de inducción total de Gaggenau y teppanyaki queda dispuesta a la pared, lo que permite dirigir mejor humos y olores hacia la campana integrada en el techo, asegurando así toda discreción en el proceso de preparación de alimentos. El panel frontal va forrado con Corian para mayor facilidad de limpieza y el lavavajillas junto a la zona de aguas principal. La isla dispone de un segundo punto de agua de apoyo.

En la zona de columnas, oculta desde el salón, frigoríficos, hornos y conservador de vinos completan los grandes electrodomésticos; los pequeños se esconden en la persiana habilitada como office junto a los fuegos. De esta forma, con la isla como pieza exenta y pensando en optimizar el espacio se le confiere a la cocina de cierto toque museístico que armoniza con la personalidad de la vivienda. Es así como el trabajo de Vertex culmina en cada proyecto, significando a las personas y sus intereses, pensando en cada detalle y poniendo al servicio de las necesidades del cliente toda su experiencia y maestría.